Sepamos trabaja desde  2016 con el proyecto Vidas libres de violencia, dirigida a jóvenes que presentan conductas agresivas, con el objetivo de evitar más casos de violencia. La mayoría de los muchachos que reciben atención son varones, detalló la trabajadora social Leidy Marquéz .

 “Nos llamaron la atención las historias de los adolescentes, muchos de ellos sufrieron violencia, física psicológica, descuido y violencia sexual, por eso muchos de ellos han repetido ese patrón”, explicó la profesional.

Las personas que se animan a aceptar la terapia primero pasan por diferentes evaluaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *