POR: DAFNE MAMANI CALLE

INTRODUCCIÓN

La violencia sexual es una de las formas más devastadoras de la infancia y adolescencia, que conlleva efectos destructivos en la vida de las niñas, niños y adolescentes que lo sufren. Esta violencia implica la transgresión de los límites íntimos y personales de la niña y/o niño. Supone la imposición de comportamientos de contenido sexual por parte de un adulto o adolescente hacia una víctima menor de 18 años, realizado en un contexto de desigualdad o asimetría de poder, habitualmente a través del engaño, la seducción, la fuerza, la mentira y/o la manipulación.

Cualquier tipo de violencia sexual contra niñas, niños y/o adolescentes es un problema de salud pública, que tiene consecuencias en su vida y en su entorno. De ahí, que los ámbitos para la intervención en la protección de la niñez y adolescencia contra este tipo de violencia incluyan, a la familia, al ámbito educativo, sanitario y las instancias de protección pública, para que realicen acciones de prevención.

En SEPAMOS, la prevención primaria consiste en, “acciones de intervención que se llevan a cabo antes de la aparición del problema, con el objetivo de atacar las causas o factores que producen o influyen para que se ocasione la situación no deseada. El fin de la prevención primaria, es aminorar la vulnerabilidad de las poblaciones que podrían ser potenciales víctimas de violencia sexual. La prevención primaria brinda información sobre el hecho en sí, las formas de manifestarse, las formas de prevenir”. Se trata de una prevención integral y sistémica que actúa frente a la violencia, principalmente, contribuyendo al fortalecimiento psicosocial de las niñas, niños y adolescentes.

La violencia es muy compleja y multifacética, se da en diferentes ámbitos y debido a estas características, existe una vastedad de definiciones y de categorías de la violencia. Para comprenderla se refieren tres aspectos: es una vulneración de derechos humanos, supone un daño o el riesgo de sufrirlo y se basa en el abuso de poder. En el programa de SEPAMOS, necesariamente, se delimita la temática a las formas de violencia interpersonal, dentro de estas formas se encuentra la violencia sexual.

Algunos de los modos en los que una persona puede adquirir poder sobre otra son: a través del amor, a través de la autoridad, a través de la fuerza física y por la diferencia social. La relación existente entre afecto, poder y violencia es un eje temático importante para el trabajo con comunidades educativas, puesto que dos de los entornos donde ocurre mayor violencia contra niñez y adolescencia son el familiar y el educativo. En gran parte de las Unidades Educativas, se puede evidenciar la naturalización de las violencias, estudiantes que replican de alguna manera la situación que van viviendo en su entorno familiar; los insultos, apodos, indiferencia, golpes, patadas y empujones entre estudiantes son los más comunes que se puede apreciar. Es por ello, que SEPAMOS a través del Programa de Prevención de la violencia sexual infanto adolescente y Atención Integral a víctimas, en el Componente de Prevención y formación, como gestiones pasadas nuevamente ha ido desarrollando los talleres permanentes de prevención primaria en las Unidades Educativas que se tiene convenio, con el objetivo de fortalecer las actitudes, habilidades, facultades personales y sociales relacionadas con los valores, la autoestima positiva, comunicación asertiva, derechos, deberes, resolución de conflictos, toma de decisiones, proyecto de vida, sexualidad responsable y equidad de género, otorgándoles estrategias de autocuidado y protección, para contribuir a la prevención de la violencia sexual infanto adolescente.

METODOLOGÍA

En esta gestión 2022, se ha se concretó la firma de convenios interinstitucionales con 9 Unidades Educativas: Julián Apaza, 16 de febrero B, Los Andes, Bolívar Municipal, Huayna Potosí, Ernesto Che Guevara, Martin Cárdenas Hermosa “C”, Pedro Domingo Murillo y Juancito Pinto (3 de primaria, 3 de secundaria y 3 de primaria y secundaria) con niñas y niños de 10 a 12 años en primaria y de 13 a 17 años en secundaria, de los distritos municipales 2, 3, 4, 5 y 7 de la ciudad de El Alto. De manera general, se logró desarrollar los talleres permanentes con 1767 estudiantes en 25 a 30 sesiones, donde se trabajó diversos módulos, como ser: Fortalecimiento y desarrollo personal, desarrollo social para la convivencia pacífica y armónica, género y sexualidad, violencia, violencia sexual, estrategias de prevención de la violencia y la violencia sexual y políticas de protección.

Se ha empleado la metodología vivencial; la cual pretende que los niños, niñas y adolescentes construyan su propio conocimiento, adquieran habilidades y realcen sus valores, directamente desde la experiencia, desde su contexto, desde su realidad. Lúdico; permitiéndoles a los estudiantes expresar los aprendizajes y expresiones fundamentales como la curiosidad, creatividad, compartir en comunidad y convivencia. Participativa e interactiva; que promueve la participación de niños, niñas y adolescentes, en relación a la cooperación, de tal manera que sean protagonistas y adquieran una capacidad de análisis, de toma de decisiones y de asumir responsabilidades. Expositiva/explicativa; para que las y los estudiantes comprendan conceptos e información importantes. Artística; como el teatro que constituye un proceso en el que el/la estudiante reúne, interpreta y reforma los elementos adquiridos por su experiencia. De esta manera, se estimula a que el/la estudiante exprese sentires y pensamientos respecto a la prevención de la violencia. La actividad artística despierta la fantasía y poder imaginativo, aporta significativamente a la formación de la personalidad, la confianza en sí misma/o, el respeto y la tolerancia.

RESULTADOS

A partir de estos talleres permanentes con estudiantes de Unidades Educativas y de acuerdo a los monitoreos realizados luego de terminar las capacitaciones se ha encontrado los siguientes resultados.

Se ha llegado a 1767 estudiantes, de los cuales 905 son mujeres y 862 son varones. Haciendo un 51% de niñas y adolescentes mujeres que participaron en el desarrollo de los talleres permanentes y un 49% de niños y adolescentes varones. Dato que muestra una equidad de género en las Unidades Educativas, donde mujeres y varones tienen los mismos derechos y deberes en desarrollarse y formarse plenamente.

Tabla 1: Población llegada por género en cada Unidad Educativa

En la presente tabla, se puede evidenciar una gran participación en las Unidades Educativas Bolívar Municipal y Huayna Potosí, esto debido a la predisposición de los directores y las maestras/os en brindar espacios para el desarrollo de los talleres en las aulas, ya que también existe la necesidad de trabajar con las y los estudiantes la temática de prevención de la violencia sexual infanto adolescente.

El 80% de 1767 las niñas, niños y adolescentes de las Unidades Educativas tienen un alto grado de conocimientos en las estrategias de autocuidado y prevención de la violencia sexual, transformación de conflictos y comunicación no violenta, identificando sus redes de apoyo familiar, educativo y social, reconociendo a sus madres/padres como principales protectores de confianza.

El 80% de 1767 las niñas, niños y adolescentes de las Unidades Educativas, fortalecieron sus capacidades, habilidades y se valoran como seres sentipensantes y actuantes frente a la situación de violencia. Además, diferencian los términos de sexo, sexualidad y género, reconociendo las partes privadas de su cuerpo, y describen las estrategias que el agresor utiliza para captar a sus víctimas.

El 100% de niñas, niños y adolescentes realizan la elección democrática de sus compañeros como líderes estudiantiles para la conformación de los Comités de Convivencia Pacífica y Armónica. las y los estudiantes elegidos, asumen su compromiso participando activamente de las actividades del comité.

95% de las niñas, niños y adolescentes difunde las estaregias de autocuidado y prevención de la violencia sexual infanto adolescente, para disminuir la vulneración de los derechos, mediante acciones de réplica, ferias y festivales de cierre.

Las y los estudiantes de las Unidades Educativas en general, han recibido información de autocuidado, estrategias de prevención de violencia sexual, valores de convivencia pacífica, disminuyendo el riesgo de la vulneración de sus derechos en sus entornos educativos.

DIFICULTADES, LIMITACIONES Y ESTRATEGIAS DE SOLUCIÓN

En el desarrollo de los talleres permanentes, se tuvo algunas dificultades en cuanto al desconocimiento de fechas y horarios por algunas maestras/os, que inicialmente interrumpieron el desarrollo de talleres con SEPAMOS.  Por ello, es importante realizar una coordinación unánime entre la/el director/a y maestras/os, evitando así, malos entendidos, y pueda fluir cada una de las sesiones de manera exitosa.

Respecto a la temática de educación para la sexualidad con estudiantes adolescentes, si el curso presenta limitaciones para abordar la temática, una estrategia importante podría ser separar al grupo por género, ya que mediante ello se puede profundizar la temática y aclarar dudas que tienen las y los participantes.

El trabajo con dibujos y manualidades con estudiantes niñas/os resulta ser muy beneficiosa, ya que mediante ello expresan sus emociones y conocimientos. Se sugiere continuar con la misma dinámica.

CONCLUSIONES

Existe normativas internacional y nacional que sustenta el trabajo para el establecimiento de una Cultura de Paz en Unidades Educativas, lo cual es relevante para informar y establecer coordinaciones adecuadas con las autoridades.

Los talleres permanentes con estudiantes de las Unidades Educativas generan espacios de diálogo, propuesta, reflexión social y análisis de la violencia y la violencia sexual que atraviesan en los diferentes contextos donde se desarrollan cotidianamente. Y lo más importante, la intervención que se realiza con niñas, niños y adolescentes, población con mayor vulnerabilidad ante los hechos de violencia y violencia sexual, les permite empoderarse en su desarrollo personal y social, haciendo prevalecer sus derechos y deberes.

Es un trabajo bastante extenso, pero necesario para poder unir esfuerzos y tener la mirada en que construyendo un mejor presente para las niñas, niños y adolescentes: asegura un mejor futuro para todas y todos.

BIBLIOGRAFÍA

SEPAMOS (2022). Informes de actividades del Programa de Prevención de la violencia sexual infanto

adolescente y Atención Integral a víctimas.

SEPAMOS (2022). Cartilla Estudiantil 1, Programa de Prevención de la violencia sexual infanto

adolescente y Atención Integral a víctimas.

SEPAMOS (2022). Cartilla Estudiantil 2, Programa de Prevención de la violencia sexual infanto

adolescente y Atención Integral a víctimas.

SEPAMOS (2019). Protocolo de Prevención, Actuación y Denuncia en casos de violencia física,

psicológica y sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *