Las habilidades sociales y emociónales son importantes ya que apoyan a superar la frustración, lidiar con cambios, siguiendo y cumpliendo las reglas. Este componente promueve la cultura, democracia y el ejercicio de uno de los derechos que tienen como es el derecho a la recreación en la que las beneficiarias y beneficiarios fortalecen sus capacidades, habilidades y destrezas, tanto físicas como mentales a través de la práctica de actividades propias de su niñez disfrutándolo plenamente. Se tuvo que readecuar las actividades presenciales a las virtuales mediante videos en los que las beneficiarias y beneficiarios observaban las explicaciones paso a paso de cada una de las actividades como ser pintado en piedra, origami, kirigami, elaboración y pintado de mándalas.

Beneficiario realizando figuras de origami

Otro aspecto a destacar es la práctica de juegos tradicionales en el hogar los cuales fueron incorporados promoviendo la integración familiar ya que junto a sus hermanas/os, madres y padres de familia fomentaron las habilidades sociales en competencias y juegos en casa para fortalecer los lazos afectivos y de comunicación y así poder sobrellevar de alguna manera el encierro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *