Durante la presente gestión 2018, madres de familia de niñas, niños y adolescentes que forman parte del proceso terapéutico de niñas, niños y adolescentes en situación de violencia psicológica, física y sexual,  participaron en las diferentes sesiones del grupo de ayuda mutua. Un espacio que les permitió expresarse libremente, compartir sus experiencias y necesidades  libre de prejuicios  y generar un ambiente confiable, cálido y sobre todo confidencial.

Madres se fortalecen para apoyar a sus hijas e hijos en situación de violencia sexual.

 “Me ha gustado el taller, me ha ayudado mucho y yo estoy más tranquila, más relajada. Hablaba y compartía con las mamás veía sus situaciones algunos igual que el mío y otras más tristes, pero que bien que haya los talleres para las mamás y no solo para los adolescentes. (Madre de familia).

Yo les veía a las mamás en el grupo a un principio como con una carga encima que no podían sacar afuera sus problemas. Pero al final todas nos sentíamos felices y alegres. (Madre de familia).

Yo he cambiado arto, mas entiendo a mi esposo y a mis hijas desde la primera terapia de mi hija. Junto con mis hijas he ido creciendo y sacando mi dolor. (Madre de familia).

El programa de prevención de la violencia sexual, viene impulsando este tipo de actividades con el fin fortalecer la  recuperación y fortalecimiento del desarrollo personal y social las niñas, niños, adolescentes y familias en situación de violencia sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *