El programa fue diseñado para la prevención de la violencia en el contexto escolar y familiar, permitiendo a niñas, niños y adolescentes la adquisición de habilidades alternativas a la violencia, desarrollando una serie de características psicosociales que deben promoverse a través de la educación, para funcionar como factores protectores a través del establecimiento de vínculos no violentos, a través de la resolución de conflictos de forma pacífica en sus relaciones interpersonales, dentro de la comunidad educativa, hogares y comunidad en general.

Uno de los temas abordados en los meses de marzo a mayo de 2023 fueron: Identificación de las emociones en el cuerpo, importancia y función de las emociones y regulación emocional. Desde el enfoque de las practicas restaurativas, reconocimiento de las diferencias individuales, el conflicto como parte de la vida, habilidades para la resolución de conflictos de forma pacífica. Muchas de las decisiones que toman los adolescentes se basa por la aceptación de grupo y la presión de la misma, lo que se pretende es dotar de estrategias y herramientas que puedan hacer frente a esta fuerza. Se trabaja maneras diferentes de ser mujer y ser varón, con la finalidad de romper estereotipos que puedan generar violencia. Se trata de romper estereotipos y mandatos sociales, con la finalidad de una sociedad más equilibrada y justa. Construcción de ser hombre, ser mujer, sexo, género, rol de género, igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *